Warning: Declaration of shailan_PageWalker::start_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker::start_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_PageWalker::end_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker::end_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_PageWalker::start_el(&$output, $page, $depth, $args = Array, $current_page = NULL) should be compatible with Walker::start_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array, $current_object_id = 0) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_PageWalker::end_el(&$output, $page, $depth) should be compatible with Walker::end_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::start_lvl(&$output, $depth, $args) should be compatible with Walker::start_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::end_lvl(&$output, $depth, $args) should be compatible with Walker::end_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::start_el(&$output, $category, $depth, $args) should be compatible with Walker::start_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array, $current_object_id = 0) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::end_el(&$output, $page, $depth, $args) should be compatible with Walker::end_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php:111) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/random-post-link/random-post-link.php on line 100
El diablo en Versalles | Burbujas Magazine
eldiabloenversallescaluga

El diablo en Versalles

Cuando entró al servicio del Rey Sol, Antoine Forqueray tenía solo 17 años y un carácter difícil. La muerte de Lully era aún reciente y en la corte el estricto control que el florentino había impuesto sobre cualquier actividad musical se había relajado un tanto. Marin Marais, que poco antes había triunfado con un Idylle dramatique y su Primer libro de piezas de viola, gozaba ya de gran prestigio, pero Marais era un hombre tranquilo que no aspiraba al poder. En ese ambiente, el joven Forqueray se impuso enseguida por sus maneras un tanto desabridas pero artísticamente geniales. Su estilo de interpretación, de un virtuosismo desmesurado, no hacía ascos a la incorporación de rasgos italianizantes, lo que para muchos suponía una provocación. Luego estaban sus singulares ideas sobre el acto musical. La música para Forqueray sólo tenía sentido en el momento de la interpretación. Tratar de fijar el sonido en una partitura era algo “propio de burros”. Así que no escribió una sola nota en toda su vida. Si no fuera porque su hijo Jean-Baptiste –al que, celoso de su talento, maltrató de forma cruel– hubiera decidido anotar algunas de las piezas escuchadas a su padre para publicarlas a su muerte, su nombre apenas sería hoy una referencia erudita más en un universo, el versallesco, que está repleto de ellas.

La colección de Jean-Baptiste, publicada en 1747, constaba de 32 números divididos en cinco suites, de los cuales reconocía tres piezas como propias. Las otras 29 las atribuía a su padre, aunque con el bajo y las digitaciones añadidas por él mismo. Jean-Baptiste publicó simultáneamente las obras en transcripciones para el clave, tratando de conseguir una mayor difusión para la música en un tiempo en el que la viola era ya un instrumento casi del pasado, como reconocía en la dedicatoria a Su Alteza Enriqueta de Francia, la segunda hija de Luis XV, que era su alumna: “La obra que me permito presentar, merecedora de la protección que usted, Alteza, le haya querido conceder, le ha valido a mi difunto padre la fama que disfrutó en vida y le asegurará la inmortalidad. La viola, a pesar de sus cualidades, ha caído en una suerte de olvido; Vuestro gusto, Alteza, puede devolverle la celebridad que tuvo durante mucho tiempo, y puede también provocar la emulación en quienes cultivan la música”.

Pese a sus contaminaciones italianas, la música de Forqueray es reconocida como la culminación del clásico estilo violístico francés, lo que ha determinado que su nombre haga hoy pareja con el de Marais, al que se lo suele enfrentar por carácter (ángel y diablo eran llamados en su época) en multitud de programas para viola, sea en concierto o en disco. Si hasta hace muy poco la marca Marais funcionaba mejor en solitario, en los últimos años la de Forqueray ha adquirido un status similar. Tanto es así que el sello francés Muso ha decidido dedicar su primera referencia a un trabajo monográfico sobre su obra. La afronta el conjunto Musicall Humors, un joven trío que encabeza el violista Julien Leonard, colaborador de Skip Sempé en algunas de sus grabaciones para el sello Paradizo, a quien acompañan el tiorbista Thomas Dunford y el clavecinista François Guerrier.

El disco incluye tres de las cinco suites publicadas por J.B. Forqueray (, y ), un total de 18 piezas que el conjunto francés interpreta con un muy medido equilibrio entre solista y continuo. Léonard, que toca una copia de un instrumento de siete cuerdas original de Michel Colichon, tiene un sonido de extraordinaria versatilidad, con infinidad de matices de color, una línea siempre limpia y tersa y un virtuosismo fuera de cualquier duda. El continuo, cuya composición varía según el carácter de cada pieza (tiorba y clave, juntos o en solitario), se le pega como una segunda piel, perfilando cada compás, sustentando las progresiones armónicas o profundizando en el detalle de color. Claro que la viola de Léonard reivindica también su independencia cuando afronta sola La León, una expresiva zarabanda de la Quinta Suite, cuyo tono doliente se clava hondo antes de que La Boisson y, sobre todo, Jupiter arrasen con su obsesivo ritmo de torbellino.

Antoine Forqueray – La Buisson

FORQUERAY: PIÈCES DE VIOLE
Musicall Humors
Sello Muso (2010)