Warning: Declaration of shailan_PageWalker::start_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker::start_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_PageWalker::end_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker::end_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_PageWalker::start_el(&$output, $page, $depth, $args = Array, $current_page = NULL) should be compatible with Walker::start_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array, $current_object_id = 0) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_PageWalker::end_el(&$output, $page, $depth) should be compatible with Walker::end_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::start_lvl(&$output, $depth, $args) should be compatible with Walker::start_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::end_lvl(&$output, $depth, $args) should be compatible with Walker::end_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::start_el(&$output, $category, $depth, $args) should be compatible with Walker::start_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array, $current_object_id = 0) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::end_el(&$output, $page, $depth, $args) should be compatible with Walker::end_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php:111) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/random-post-link/random-post-link.php on line 100
Ritos vieneses | Burbujas Magazine
strauss_caluga1

Ritos vieneses

Todo el mundo se sabe de memoria el ritual. Las mañanas de cada 1 de enero la Sala Dorada de la Musikverein de Viena se viste con flores de San Remo, sus butacas se llenan de japoneses y la Orquesta Filarmónica de Viena sale a escena para desear un Feliz Año Nuevo a toda la Humanidad a través de las cámaras de televisión, momento que retrasan inteligentemente durante un par de horas con una selección de valses, polcas, oberturas y marchas de los Strauss y otros austrohúngaros decimonónicos, antes de rematar la comunión con El bello Danubio azul y la Marcha Radetzky. Los presentes celebran entonces la dicha de estar vivos con champán, confeti, palmas, risas y varios cientos de dólares menos en la cuenta corriente, mientras millones de televidentes miran la ceremonia entre cansados, aburridos y embobados.

Como el tango con Buenos Aires o el fado con Lisboa, el vals forma con Viena una asociación que parece mentalmente indestructible; su difusión televisiva a fecha fija solo la refuerza. En los salones del viejo imperio, la decadencia se sentía a ritmo de ¾. Y toda la sociedad de la época, con su carga de fatal antisemitismo y de fe inquebrantable en el progreso, quedó impregnada de este bullente universo de violines, perfumes y miriñaques que la Gran Guerra convertiría en pavesas, sueños rotos, pura miseria moral y material.

Ha trascendido el brillo mundano y artístico de la Viena de entresiglos, aquella de la que Mahler tuvo que huir acosado por la prensa antijudía y en la que Schoenberg y sus alumnos certificaron, entre la incomprensión y el desprecio, el fin de la tonalidad. Terminada la contienda, desaparecido el Imperio, deprimidos la economía y el espíritu, más cercana de lo que Freud hubiera podido vaticinar una nueva catástrofe, la sociedad vienesa, ahíta de la terrible realidad, buscaba libertad y esparcimiento, para lo que no tuvo difícil volver la mirada a la música ligera y de danza de su reciente pasado. El mismo Arnold Schoenberg, que fundó en noviembre de 1918 con Berg y Webern la Verein für musikalische Privataufführungen (Sociedad de interpretaciones musicales privadas), reconocía en 1943, durante su exilio estadounidense: “Sería hipócrita de mi parte esconder el hecho de que, de vez en cuando, bajo del pedestal en el que me han colocado y me divierto escuchando música ligera”.

Como la Sociedad recién fundada al fin de la Gran Guerra se financiaba exclusivamente con las cuotas de los socios y éstos eran menos numerosos de lo que sus creadores habrían deseado, en 1921 Schoenberg tuvo la idea de abrir un día sus actividades en un concierto público en el que se ofrecerían cuatro valses de Johann Strauss II transcritos por el propio Schoenberg y sus dos alumnos, con la particularidad de que al final del concierto las partituras originales de las transcripciones serían subastadas. Una detallada carta de Alban Berg a Erwin Stein ha servido para conocer el éxito de la convocatoria y de la subasta, que tuvieron lugar finalmente el 21 de mayo de aquel 1921, un éxito que no sirvió para que las finanzas de la sociedad fueran saneadas. Se extinguió en noviembre de aquel año.

Recientemente se recuperó la partitura, mucho tiempo en paradero desconocido, de la transcripción que Schoenberg hizo del Vals de la laguna para aquella ocasión. Las otras tres obras transcritas fueron Rosas del Sur, que realizó también Schoenberg, Vino, mujeres y canciones, debida a Berg, y el Vals del Tesoro, que tocó a Webern. La instrumentación era idéntica en los cuatro casos: cuarteto de cuerdas, piano y harmonio, y los tres compositores participaron en la interpretación, Schoenberg alternando el puesto de dirección con el de primer violín y el de violonchelo, Berg tocando el harmonio y Webern, con el violonchelo, que intercambió con la batuta del maestro para la ejecución de su propia obra.

El conjunto Thomas Christian Ensemble recrea en este disco aquella jornada lúdica, en la que los grandes adalides del dodecafonismo mostraron su sangre más puramente vienesa con esta lúcida mirada al mundo de los salones decimonónicos, en la que el mismo Schoenberg reincidiría poco después, pues en 1924 instrumentó el Vals del Emperador para una formación camerística, aunque sustituyendo el harmonio de tres años atrás por una flauta y un clarinete. Aun sin renunciar a estos últimos instrumentos, el harmonio sería recuperado por Hans-Peter Dott en su versión de la Tristch-Trasch-Polka de 2003 e igualmente por Manfred Trojahn en sus transcripciones de la polka del Viaje en tren y del vals Cuentos de los bosques de Viena de 2007.

Las sonoridades de cámara, con su violín brillante y lujurioso y el ritmo machacón de su piano, sientan de maravilla a una música que fue así concebida para un mundo que ya no era el suyo, un mundo en la que el rito aún no había pasado a ser objeto turístico globalizador y prioritario, pero que se sentía ya como el envés del fasto primigenio, como la farsa construida para apaciguar a la fiera entre la tragedia vivida y la intuida.

Johann Strauss II/Arnold Schoenberg – Rosas del sur

JOHANN STRAUSS II: WALZER
Valses y polcas en transcripciones para conjunto de cámara de Arnold Schoenberg, Alban Berg, Anton Webern, Manfred Trojahn y Hans-Peter Dott.
Thomas Christian Ensemble
Sello MDG (2009)