Warning: Declaration of shailan_PageWalker::start_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker::start_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_PageWalker::end_lvl(&$output, $depth) should be compatible with Walker::end_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_PageWalker::start_el(&$output, $page, $depth, $args = Array, $current_page = NULL) should be compatible with Walker::start_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array, $current_object_id = 0) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_PageWalker::end_el(&$output, $page, $depth) should be compatible with Walker::end_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php on line 111

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::start_lvl(&$output, $depth, $args) should be compatible with Walker::start_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::end_lvl(&$output, $depth, $args) should be compatible with Walker::end_lvl(&$output, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::start_el(&$output, $category, $depth, $args) should be compatible with Walker::start_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array, $current_object_id = 0) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Declaration of shailan_CategoryWalker::end_el(&$output, $page, $depth, $args) should be compatible with Walker::end_el(&$output, $object, $depth = 0, $args = Array) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-category-walker.php on line 154

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/dropdown-menu-widget/shailan-page-walker.php:111) in /nfs/c01/h11/mnt/13842/domains/burbujasmagazine.com/html/wp-content/plugins/random-post-link/random-post-link.php on line 100
Un escritor maldito | Burbujas Magazine
roth 5

Un escritor maldito

Fotografía por Andrea Pérez Dalannays

Philip Roth (Newark, 1933) es sin duda uno de los escritores norteamericanos de ascendencia judía más importante de los últimos veinticinco o treinta años. En un comienzo profesor universitario de escritura creativa y literatura comparada, actividades que conjuga luego con la de editor y ensayista, Roth deja la pedagogía definitivamente para asumir la voz de un “cronista” insurrecto que habla precisamente de los judíos y toca cada uno de los puntos a los que son tan sensibles y afectos, y, por supuesto, no los deja bien parados. La infancia trascurre siempre en un barrio de clase media semimarginal y trabajadora, perímetro sofocado por una imponente figura materna sobreprotectora, estricta, castradora y culposa. Entre la búsqueda y la revelación aflora la sexualidad, pero descrita generalmente desde el deseo y la obsesión enfermiza; la problemática de la identidad y de la consciencia en tierras extranjeras, ni dudarlo, asunto obligatorio; la política, también, e inmediatamente surge la descarnada crítica al sistema que en gran medida ellos mismos han dado forma. La hipocresía y la moral absolutamente trastocada es un recurrente ruido de fondo sobre el que Roth despliega con gran ingenio las más atractivas anécdotas de la vida cotidiana y las delicias de la miseria humana. Un despiadado juego, un ejercicio perfecto, de peligrosa mezcla entre ficción e implacable memoria personal. Y entre esos límites, Nathan Zuckerman, el más delineado alter ego del escritor, es quién con un fino sarcasmo y elegante humor jode cada tanto a esta poderosa comunidad y desgrana en detalle cada una de sus fantasías, triunfos y por sobre todo las derrotas.

Premiado hasta el cansancio, Philip Roth lo ha ganado todo: el National Book Award, el National Book Critics Circle Award y el Pen/Faulkner, todos en dos oportunidades; el Pulitzer, el Ambassador Book Award, el Pen/Nabokov, la Medalla Nacional de las Artes, la Medalla de Oro de Narrativa, etc…, todo, todo menos el Nobel, premio que obviamente nunca le otorgarán por más que lo postulen una y otra vez, porque sencillamente y como todo gran escritor, Roth es políticamente incorrecto, no se anda con cuentos y saca ronchas mientras escribe sin parar. Publica y publica novelas nuevas cada, más o menos, dieciocho meses, y si bien algunos de los últimos libros son meros retoques de ideas mucho antes y mejor expuestas, ejercicio que expele ese olorcillo de compromiso contractual más que de necesidad literaria, Roth no tiene nada que demostrarle a nadie y menos a estas alturas de su vida. El maestro es inagotable y trabaja fuerte, día a día, casi sin pausas, contra el tiempo, seducido por el tema de la muerte.

Háganse un favor y lean su “trilogía americana”, que finaliza de manera espléndida con esa gran novela llamada “La mancha humana” (2000). Devórense “El Teatro de Sabbath” (1995) y den rienda suelta a sus más bajos instintos; vamos, “El mal de Portnoy” (1969) está reeditado a precio módico y seguro disfrutarán con los monólogos su protagonista; “Elegía” (2006) no está nada mal y “Patrimonio” (1991) llega a ser enternecedora. Cualquier libro que escojas te dejará la misma sensación: Philip Roth es un profesional, seco, riguroso. No se sienta frente a su escritorio a tratar de modelar frases bonitas, a esperar la inspiración divina. El viejo boxea con la literatura y con la vida como si nada; lleva años haciéndolo y con la muerte rondándole muy, muy de cerca. Es el cáncer que no lo deja tranquilo; y como es un hueso duro de roer, no te lo hace fácil y no es ni por si acaso amable con su prosa, porque sabe lo que dice y el efecto que eso causa en sus lectores, seguidores y detractores; es peligrosamente autobiográfico, irreverente y provocador; te muele a frases esplendidas y te grita a la cara lo iluso que puedes llegar a convertirte mientras, ahí sentado, esperas la oportunidad de tu vida; te hace añicos el sueño americano y te lo convierte en una pesadilla diaria. Philip Roth es un maldito.